Por: Juan Pablo Morán


Tigres, Pachuca, Santos, América, León son algunos de los últimos campeones de liga del fútbol mexicano, todos estos clubes tienen una característica en común y es que en los últimos años han intentado crecer como clubes y aumentar constantemente su palmarés de una forma seria y lo más profesional posible al menos deportivamente hablando. Por otro lado tenemos al Guadalajara flamante campeón y que hoy por hoy está fuera de la liguilla por la defensa de su título.

 

Me es inevitable percibir la mediocridad de Chivas y señalarla, sobretodo si hablamos de un “grande”. Me parece que si bien el Guadalajara logró un título importante y complicado pues no era favorito, ahora en la defensa del mismo está cometiendo pecados terribles, noto desidia, apatía, egoísmo y cero humildad de parte de todos los niveles, desde directivos, cuerpo técnico, pasando por jugadores y terminando por los mas importantes y quienes le dan sustento a Chivas, sus seguidores.

 

La situación que atraviesa el club tapatío es crítica, no tanto como las temporadas en las que pelearon el descenso, pero si lo que se espera del Guadalajara es grandeza este no es el camino, falta humildad y lo vimos en el partido contra Morelia, esa forma en la que Rodolfo Pizarro se hace expulsar es de verdad estúpida, tu equipo se está jugando 3 puntos para luchar por la liguilla, el partido siguiente se juega el clásico nacional y eres el referente de tu equipo, una agresión como esa es imperdonable y es lógico que te van a sancionar con tarjeta roja, esto habla del ladrillo en el que está parado el jugador y la mezcla de ego y falta de humildad de el y el resto del equipo.

 

No podemos ser tan tajantes ni siquiera cuestionar el trabajo de Matías Almeyda al frente del equipo: 1 campeonato de liga, 2 copas y 1 supercopa hablan por si mismos, si bien el es el responsable del grupo, me parece que es muy pronto para pedir su salida, recordemos que su equipo no se reforzó y ha tenido bajas importantes, pero tiene que tomar cartas en el asunto porque la paciencia se acaba.

 

La realidad es que Chivas es un equipo mediocre por difícil que sea de escuchar para muchos, por Dios, acaban de quedar eliminados de la liguilla y América les dio la patada final al ganar el clásico y su afición sigue hablando del campeonato. Barcelona y Real Madrid son verdaderos grandes del fútbol, cada temporada pelean por lo mas alto, ganan campeonatos y al siguiente torneo se olvidan de lo ganado y van por más, yo no veo eso en Chivas, un equipo que se dice ser “grande”, un equipo que gana una liga cada 10 años no puede ser definido de esa manera, debemos entender que en México no hay equipos grandes, los hay populares y hay un abismo de diferencia entre ambos calificativos.

 

¿Qué le falta a Chivas? hambre, humildad y trabajo.

Leave a Reply